Kindle Scribe, la gran evolución del eReader

Kindle Scribe

Hace 15 años desde que Amazon lanzó al mercado su primer Kindle. Los eReader de la compañía son los más conocidos del mercado y cada año, aparecen nuevas versiones. Este año conocimos el último Kindle económico, un dispositivo que nos encantó, pero de la cascada de anuncios que hizo la empresa hubo algo que destacó especialmente; el Kindle Scribe.

Si bien podríamos decir que todos los Kindle, con mejoras o no, ofrecen lo mismo, este es algo completamente distinto. Se trata de un dispositivo en el que además de leer, puedes escribir. Lo he probado y te voy a contar lo que me ha parecido y si merece la pena comprarlo.

Kindle Scribe, una pantalla de ensueño

El Kindle Sribe tiene la pantalla más grande que hasta la fecha había integrado uno de estos lectores. Se trata de un panel de tinta electrónica de 10,2 pulgadas con resolución de 300 píxeles por pulgada y revestimiento antideslumbrante. Como en otros modelos de Kindle de gama alta, ofrece brillo automático y cambio en la temperatura de la luz (fría o cálida).

El diseño es sencillo, como el de cualquier otro Kindle. Su trasera está desnuda, pero incluye cuatro protuberancias de goma en cada esquina que, si bien pueden parecer una cosa insignificante, nos ayudan a que el dispositivo no se mueva ni un ápice cuando escribimos en él.

Kindle Scribe
La pantalla del Kindle Scribe es enorme.

Otra cosa que me ha encantado es que, a pesar de lo grande que es su pantalla, es un dispositivo superligero y muy fino, así que llevártelo fuera de casa es un gustazo. En cuanto al lápiz, este viene incluido y se sujeta mediante imanes en un lateral.

Dependiendo de la opción que elijas tendrás uno estándar o uno prémium. La diferencia es que el prémium, además de encarecer el precio final del producto, tiene borrador y un botón de accesos directos.

La escritura es un placer

Era de esperar que este dispositivo fuera lo más de lo más para leer, pero vamos a lo importante ¿cómo se porta cuando escribes en él? La respuesta es: increíble. No hay nada de latencia, por lo que cuando escribes es como si lo hicieras sobre un papel. Además, puedes elegir el grosor del trazo y seleccionar un subrayado. La pena es que no reconoce la presión de forma automática, pero no es un producto para dibujar como una Wacom, es para escribir.

Otra cosa que he echado en falta es que no contase con una opción para pasar el texto a mano a texto, pero quizás es algo que veamos en futuras generaciones. La batería, como en todos estos dispositivos, es excelente. La carga es con USB-C y salvo que lo uses 24 horas al día, te puede durar durante semanas sin problema.

Kindle Scribe.
Kindle Scribe.

Ahora, la pregunta del millón, ¿te lo deberías comprar? Pues sí y no. Si lo que quieres es un Kindle para leer y quieres una pantalla grande y con ajustes avanzados te recomiendo que te vayas a por el Kindle Oasis que cuesta 110 euros menos.

Ahora, si te gusta anotar en los libros o quieres un buen dispositivo de escritura electrónica, sí que te lo recomiendo. Su precio comienza en 370 euros (con 16 GB y lápiz básico), similar a lo que ofrece la competencia, así que sin duda es una buena opción.

Deja una respuesta