La Nintendo Switch podría decirnos adiós

Nintendo Switch de pie

La consola modular Nintendo Switch no está pasando por su mejor momento. Las ventas de este dispositivo han caído un 23% desde 2021, según el último reporte de ganancias de la empresa. Lo peor es que estas cifras no van a mejorar.

Ante este escenario lleno de sombras, la compañía nipona se estaría planteando discontinuar la fabricación de esta consola para 2023. Al menos eso es lo que podemos intuir de una entrevista reciente del presidente de Nintendo, Shuntaro Furukawa, para GamesRadar+.

El precio de la Nintendo Switch no subirá

Como decimos, Furukawa no tiene buenas perspectivas para este año. La empresa prevé unas ventas de 21 millones de unidades para el año fiscal que acabe en marzo de 2023. Además, asegura que solo tienen claras «las perspectivas de producción para este año. Más allá, las cosas son inciertas«, añade.

Nintendo tampoco tiene intención de lanzar nuevo hardware antes de que acabe este año fiscal el 31 de marzo de 2023. Tampoco está claro qué sucederá con la producción de los modelos actuales.

Nintendo Switch con sus Joy-Cons
Nintendo Switch con sus Joy-Cons.

Además, Furukawa explica que la Nintendo Switch OLED va a seguir siendo menos rentable que otros modelos mientras se mantenga la actual crisis de los semiconductores. También confirma que las suscripciones a Nintendo Switch Online han caído en picado.

El presidente habla del evidente aumento de los costes de producción y envío, no solo por vía aérea, sino también por marítima. Aunque no tienen claro qué van a hacer, parece que no está en sus planes subir el precio de ninguno de los modelos de Nintendo Switch.

Más allá de sus problemas intrínsecos, el ejecutivo también menciona uno importante ajeno a ellos. Se trata de la debilidad del yen que, si bien puede verse como un beneficio para Nintendo, ya que una gran parte de sus ventas provienen del extranjero, los costes de promoción y personal en el extranjero también aumentan. «Estamos haciendo más compras de inventario en moneda extranjera para contrarrestar eso”, dice Furukawa.

Deja una respuesta