Estos portátiles tienen una pantalla de 480Hz

Dell acaba de poner el nivel muy alto en el segmento de los portátiles gaming. El fabricante, bajo su firma Alienware, ha presentado la primera pantalla del mundo con tasa de refresco de 480Hz.

Esta pantalla de 17,3 pulgadas llegará integrada en dos modelos, el Alienware m17 R5 y el x17 R2. El panel cuenta con resolución 1080p y una tasa de refresco de 165 Hz por defecto. Sin embargo, existe la posibilidad de llevarla hasta 480Hz. Ya sabemos que, a mayor tasa de actualización, la experiencia se vuelve más realista.

Pantalla de alta tasa de refresco y mucho más

La pantalla también ofrece un tiempo de respuesta de 3 ms y son compatibles con la tecnología AMD FreeSync y NVIDIA G-Sync. Además, ofrece Dolby Vision con imágenes con alto rango dinámico.

¿Qué ofrecen estos nuevos portátiles además de una pantalla (hasta ahora) exclusiva? El Alienware x17 R2 es un equipo Intel Core i7 o i9 de 12ª generación con gráficos RTX Serie 3000. La opción superior tiene una GPU RTX 3080 Ti con 16 GB de memoria de vídeo.

Además, el Alienware m17 R5 llega con procesadores Ryzen 6000 (Ryzen 7 6800H o Ryzen 9 6900HX) y tarjetas gráficas dedicadas Radeon RX 6000 (o Nvidia Serie 3000). Su memoria RAM va de los 12 y los 64 GB; también ofrecerán hasta 4 TB de almacenamiento en formato SSD. En la parte trasera los dos dispositivos llegan con varios puertos USB-C y salida HDMI 2.1.

Con la configuración Advantage podrás acceder a tres de las tecnologías inteligentes de AMD. Una es SmartShift Max que permite que la CPU y la GPU intercambien energía dinámicamente cuando sea necesario. Otra es SmartAccess Graphics, para optimizar la duración de la batería o el rendimiento. Y la última es Smart Access Memory, que aumenta el rendimiento del juego en algunos títulos al dar una línea directa desde la GPU a la CPU.

Dell ofrece varias configuraciones de este nuevo portátil y varias de ellas incluyen el panel de 480 Hz. Eso sí, para añadir este panel hay que pagar 300 dólares (297 euros) a su precio, por lo que el coste base sería de 2.648 euros. ¿Será este también el futuro de los teléfonos gaming?

Deja una respuesta